609689942864321
 

¿En qué se diferencia el Porcelanato de la Cerámica?


Los especialistas afirman que el Porcelanato tiene una resistencia casi tres veces superior a la cerámica frente a la acción química, el rayado y el desgaste en general. Gracias a la ausencia de poros, cuenta con dos principales ventajas frente a la cerámica como: Prácticamente no absorbe la humedad del suelo, mientras que la cerámica -que es más porosa- sí lo hace. Y además resulta muy fácil de limpiar debido a que no acumula grasa ni suciedad.


A la vista ambas son similares, por lo que una prueba sencilla que se puede realizar antes de comprar es tomar una de las piezas y voltearla para que su parte trasera quede arriba. Una vez hecho esto, échele agua a la superficie. Si el líquido es absorbido, significa que es cerámica; de lo contrario, es Porcelanato.


Otra diferencia entre la cerámica y el Porcelanato es que si una pieza de cerámica se parte o se le hace un orificio, el color del material que veremos será rojo. Por otro lado, si esto le sucede a una pieza de Porcelanato lo el material será de color blanco o grisáceo. Esto es otro punto más a favor del Porcelanato ya que aunque no suele sufrir casi ningún daño a través del tiempo, si se llega a presentar alguno, pasará mucho más desapercibido que en la cerámica.


Estas características por lo tanto hacen que el Porcelanato tenga un costo un poco más elevado pero que vale totalmente la pena debido a su durabilidad, acabado de lujo, porosidad y absorción de agua.


En cuestiones de diseño, el porcelanato es visualmente más atractivo que la cerámica, ya que viene en grandes tamaños y en decenas de diseños únicos y atractivos que varían desde estilos elegantes a confecciones que simulan elementos naturales.


Para lugares con un flujo y tránsito de personas concurrido, constante cambios de temperatura, exposición a derrames, manchas y zonas amplias, el porcelanato es sin duda una excelentísima opción que gana su competencia frente a la cerámica en relación precio/manutención en estos casos.


No deberían confundirse ya que a pesar de que ambos productos están hechos principalmente de arcilla, y otros materiales naturales, la arcilla y los elementos que se usan para el Porcelanato son más refinados y purificados, se cuecen a temperaturas más altas y a mayor presión, lo que resulta en un material más duro, compacto y resistente con un acabado de grano más fino y suave y en casos que se emplean glaseados, son mucho más duros y cuentan con una mayor durabilidad.